WUn Weke: contribuir a romper el ciclo de la feminización de la pobreza a través del derecho a la educación.

Pobreza y desigualdad de género dificultan el progreso de la educación y se retroalimentan, perpetuando el ciclo de la feminización de la pobreza. La intervención identifica la expresión de esta problemática en el carácter patriarcal de relaciones de género, normas socioculturales, escasa educación DDSSRR y debilidad del sector educativo, y reconoce la eliminación de la desigualdad de género en la enseñanza 1ª y 2ª como desafío ineludible para romper tal ciclo. Para ello propone: fortalecer iniciativas escolares que aumenten la retención de niñas en 1ª y su paso a 2ª; sensibilizar las comunidades hacia cambios en las relaciones de género y tradiciones que atentan contra el derecho a la educación; y fortalecer mecanismos de coordinación distritales entre instituciones y sociedad civil para promover el derecho a la educación de niñas.

SUBVENCIONES recibidas